13 consejos para convertir tu idea en realidad

13 consejos para convertir tu idea en realidad

Tener una gran idea no es suficiente, tienes que transformar tu visión en realidad.

¿Tienes una gran idea, pero no sabes por dónde empezar?

No estas solo, trabajo con muchos emprendedores que necesitan ayuda para convertir sus ideas en negocios viables.

Nunca subestimes el poder de iniciar de a poco y tomar acciones consistentes.

Cuando se es una persona creativa, avanzar de forma estructurada puede ser difícil ya que tienes muchas ideas en mente. El problema es que, sin organización, trabajas en varias de estas al mismo tiempo y rara vez logras convertir tus ideas en resultados.

Comparto 13 consejos que te pueden ayudar a hacer realidad tus ideas:

  1. La capacidad de concentración es clave para hacer realidad las ideas, elimina las distracciones.
  2. Enfócate en las posibilidades en lugar de las limitaciones, asigna tiempo diario a tu idea.
  3. Cuando asignes tiempo para trabajar en una tarea, respétalo y no lo abandones a medio camino.
  4. El entorno debe ser propicio al trabajo, crea un espacio tranquilo en el que puedas concentrarte.
  5. La organización es lo que te permitirá avanzar, trabaja con sistemas claros que te permitan avanzar.
  6. Escribe tu idea y divídela en varias metas, desglosa las metas en pequeñas tareas e inicia.
  7. La ejecución te hará producir resultados, cumple pequeñas tareas que te lleven a completar metas específicas.
  8. Recuerda que hay una solución para cada problema, evita perder mucho tiempo en el problema y se abierto en busca de soluciones.
  9. Pide ayuda cuando la necesites, tu comunidad, amigos y familiares te dan una visión adicional.
  10. Sé abierto a la retroalimentación y sugerencias. Esto te permite una visión diferente de tu idea y podría servirte para fortalecerla.
  11. Disfruta el proceso, aprecia y valora tu avance, usar una agenda donde vas anotando tu progreso ayuda a visualizar el avance.
  12. Rodéate de gente optimista que hace realidad sus ideas, elimina las voces negativas de tu entorno.
  13. Inicia, deja de decir que no tienes tiempo y empieza a trabajar en esas pequeñas pero valiosas tareas que te acercarán a la meta.

 

¿Cómo encontrar tiempo para hacerlo todo?

¿Cómo encontrar tiempo para hacerlo todo?

Los que me conocen saben muy bien que soy la persona menos complicada al momento de organizar reuniones, entrevistas, webinars, etc. Siempre he afirmado que tenemos tiempo para todo si realmente lo queremos hacer.

Veo mucha gente que pasa el tiempo expresando lo ocupados que están y viven haciendo las cosas de forma acelerada, pero ¿Puedes imaginarte pasar el resto de tu vida a ese ritmo? Da miedo, ¿cierto?

La mayoría de los emprendedores iniciamos soñando tener una mejor vida. Más libertad, más diversión, más tiempo para disfrutar la vida…. Pero la verdad es que de pronto estamos viviendo una realidad totalmente diferente.

Desde el año 2010 manejo varias empresas, no tengo la pretensión de decir que conozco todo, pero gracias a la organización y planificación no solo logro tener las cosas bajo control, sino prosperar de manera constante aun en momentos complicados.

Lo primero que tienes que comprender es que uno no “encuentra tiempo” para hacer las cosas, uno “hace tiempo” teniendo claro lo que es importante y dando prioridad a las cosas.

3 consejos para que ganes tiempo  

Proactividad: Imagino que has visto muchas veces esa frase de “ser proactivo en lugar de reactivo”, bueno es el momento de aplicar eso en tu vida.

El problema con la falta de tiempo es vivir en modo reactivo. Enciendes la computadora y vas haciendo lo que se presenta, luego te das cuenta de que no has publicado en redes sociales y pasas un buen momento pensando en lo que vas a escribir, pero te llega un mensaje de WhatsApp entonces dejas lo que haces para responder de forma inmediata. A esto se suma que justo alguien subió una foto en Instagram y te quedas mirando las publicaciones, o si trabajas en casa, ya es hora de la merienda y tienes que dar de comer a tu hijo. Y cuando te das cuenta se pasó la jornada y todo queda a medias.

La solución es una buena rutina que te permite establecer expectativas sobre tu disponibilidad alineando tu flujo de trabajo con tu nivel de energía. Crear una rutina requiere persistencia y coherencia. Organízate, trabaja con una agenda, establece metas, horarios y aprende a cumplirlos.

Análisis: Si trabajas haciendo lo que va apareciendo sin haberte organizado, es posible que al final del día te preguntes a donde se fue el tiempo. Esto se debe a que hacer múltiples tareas urgentes, pero no importantes consumieron tu tiempo productivo. Estabas constantemente ocupado, pero en realidad no avanzas en tus objetivos.

Tienes que ser consciente de como usas tu tiempo. Analiza tu jornada al terminar el día para conocer claramente a donde se fue tu tiempo y así poder eliminar las actividades que no contribuyen a tu meta y concéntrate en lo que es importante.  Si usas una hoja de tiempo o una agenda tendrás claridad sobre tu manejo de tiempo. Para que esto funcione tienes que ser honesto y no llamar trabajo a pasar el tiempo mirando las publicaciones de otros, prospección a leer tus mensajes en WhatsApp o investigación a navegar sitios web.

Hay gente que me dice que no tiene tiempo para nada, pero miran una temporada de una serie en menos de una semana o saben todos los chismes de Instagram o dicen como estuvieron horas mirando divertidos tiktok. Identifica claramente tus momentos en que eres más eficiente o productivo y aprovéchalos al máximo sin distracción.

Prioridad: Trabajar de forma estructurada es lo que lleva al crecimiento porque nos enfocamos en lo que nos guía hacia nuestra meta. Identifica lo que es importante y dale prioridad concentrándote en la tarea hasta terminarla. Muchos subestiman lo que pueden lograr en un periodo corto cuando trabajan sin distracción y enfocados en una tarea a la vez.

La disciplina y organización no son fáciles al inicio, es todo un desafío hasta que te acostumbras.  Divide tu jornada en pequeñas tareas y no abandones nunca una tarea a medias. Si vas a dedicar 20 minutos a redactar un artículo, pon tu dispositivo en modo avión para evitar las distracciones y no lo dejes a medias, si lo haces es posible que cambies todo y tengas que volver a iniciar porque ya has perdido el enfoque. Trabaja siempre dando tu máximo en cada proyecto y de pronto encontraras que tu productividad y eficiencia aumentan.

Puedes tener tiempo para todo, pero tienes que aprender a dar prioridad sabiamente a cada tarea.

No hay nada de malo en tardar en responder a un mensaje en WhatsApp o a un correo electrónico. Que los otros no anticipen y te envíen cosas a ultimo minuto no es culpa tuya y no estas obligado a abandonar tus prioridades para atender tareas urgentes no importantes.

Encuentra el sistema de trabajo que más te conviene y evita las distracciones.

Cómo lograr tus metas a través de la organización

Cómo lograr tus metas a través de la organización

¿Sientes que no te alcanza el tiempo? Ese es el problema número uno de los emprendedores, la falta de tiempo.

Hoy vamos a ver las soluciones para lograr claridad en cómo alcanzar tus metas, hoy vas a aprender a planificar y establecer el camino claro para cumplir tus metas.

Hoy vamos a ver:

  • 12 meses: Vamos a definir la visión y la definición de como deseas que tu negocio esté en 12 meses y por qué. Vamos a establecer metas que llevan al éxito.
  • 3 meses: Una vez que determinemos los objetivos anuales, los dividiremos en metas de 90 días e identificaremos las tareas principales que se deben hacer en esos periodos.
  • Mensual: Avanzar las metas no consiste en definir que tareas deben hacerse y luego hacerlas. También es sobre la creación de una rutina para que logres alcanzar tus propios objetivos.
  • Semanal: Con grandes metas es fácil sentirse agobiado por la cantidad de tareas que se deben hacer. Al organizar tus tareas por segmentos semanales creando listas de acciones que debes hacer, esto es hace más accesible y manejable.
  • Diario: Ahora que tienes definido el camino hacia tus grandes metas, puedes priorizar más eficazmente tus tareas diarias. Verás un progreso y te sentirás más productivo cuando te enfoques en la lista limitada de tareas pendientes.

12 meses

¿A dónde te gustaría llegar en 12 meses? ¿Cuáles son las metas que te gustaría lograr tanto en lo personal como en lo laboral? ¿Qué es razonable y sería maravilloso lograr?

Cuando piensas en metas a largo plazo, como las que vamos a definir ahora es importante que te imagines cumpliéndolas y analices por qué deseas estos resultados y como te sentirás al lograrlo. Es muy importante definir qué significan estos resultados para tu negocio. Y finalmente pensar en cómo los próximos 12 meses te preparan para los siguientes 12 meses y más.

Superando expectativas: Algo que sucede a las personas que planifican su éxito estratégicamente es que no solo cumplen sus objetivos, sino que los superan a pasos agigantados. Lo que antes parecía imposible se convierte de repente en realidad. Es por eso que además de establecer metas realistas, necesitas también establecer metas que desafían, metas que casi te asustan. 

¿Por qué? Porque a medida que vas optimizando tu método de fijación de objetivos y ejecución tu realidad va cambiando. Lo que no es posible hoy puede ser posible mañana. 

Tu aporte a la comunidad: Otro aspecto a considerar en tu planificación es como contribuirás. Tal vez quieres aumentar tus ingresos hasta el punto donde puedes donar un porcentaje de ganancias a un organismo, u optimizar tu manejo de tiempo para que puedas ser voluntario y ofrecer una cantidad de tiempo mensual. Independientemente de lo que decidas, es importante incluirlo en la planificación anual.

La palabra que identificará tu año: Cuando la gente reflexiona sobre el año que termina muchas veces lo define con una palabra, dirán por ejemplo 2020 fue un año de aprendizaje. Nosotros vamos a trabajar diferente, vamos a elegir ahora la palabra que definirá los próximos 12 meses basándonos en tu meta.

Piensa bien y define tu palabra.

3 meses:

Ahora que has definido las metas de los próximos 12 meses, vamos a dividirlas en 4 objetivos principales y planearemos cumplir cada uno de ellos en periodos de tres meses.

Entonces si tu meta es de aumentar las ventas de x% en 12 meses, ¿Cuáles son las 4 áreas principales de tu negocio en las que tendrás que enfocarte para lograrlo?

Divide tu año en cuatro segmentos de 3 meses y crea objetivos dentro de ellos.

Con tu conjunto de objetivos trimestrales, ahora vamos a dividirlos en cada una de las 12 semanas que componen el trimestre y luego crear pasos de progreso.

Si en este momento estás dudando porque no puedes organizar tu año en cuatro proyectos principales porque tienes demasiados, es importante que analices la importancia de cada uno, muchas veces menos, es más.

Mensual:

El objetivo de trimestral se centraba en objetivos de negocio, ahora que vamos a establecer las metas mensuales nos vamos a centrar en el desarrollo personal.

Un mes ofrece un tiempo de periodo ideal para trabajar tu rutina personal y crear buenos hábitos de trabajo.

Identifica tu objetivo ¿Quieres trabajar en la creatividad, hacer más ejercicio o despertar antes? Cualquiera que sea el nuevo hábito o rutina que desees incorporar a tu vida diaria, primero debes identificarlo.

Justifica: Una vez que identifiques cuál es tu objetivo, asegúrate de tener una comprensión clara de por qué la creación de este nuevo hábito sería importante y cómo te beneficiarás.

A veces se perciben sacrificios al cambiar una rutina existente, o es difícil tener la fuerza de voluntad necesaria para crear mejores hábitos. Entender exactamente cómo este cambio te beneficiará y centrarse en esos beneficios hará que el compromiso sea más fácil.

Compromiso: Toma un compromiso serio contigo mismo, como si fuera un contrato en el que aceptas cumplir esta meta por 30 días. Imprime algo que te lo recuerde y ponlo en un lugar que miras a diario, este pequeño paso puede hacer una gran diferencia en hacer que lo cumplas.

Documenta tu progreso, esto te ayudará a no perder de vista el avance que logras, anota un par de frases diarias en tu agenda con la información de avance, verás cómo esa rutina te ayuda. 

Intención Semanal:

Ahora vamos a profundizar más tus objetivos trimestrales y establecer una intención semanal.

¿Qué vas a lograr está semana y como contribuye esto a tu objetivo trimestral? ¿Puedes dividir tu semana en tareas y proyectos que puedes lograr de manera realista?

Esta sección se llama intención semanal porque, aunque podemos planear todo en tareas individuales, crear proyectos y citas, es importante permanecer flexibles al cambio.

Algo puede pasar y los planes cambian, es por eso que los objetivos semanales que creamos son sin un plazo firme sino creados como una intención y un buen recordatorio. En tu vida tendrás plazos y serán frecuentes, pero tener plazos semana tras semanas es una forma rápida de agotarse.

También, como parte de tus objetivos semanales debes centrarte en decidir en qué momentos necesitas ayuda y definir a quien puedes asignarle esas tareas.

A diario:

Si sientes que tu día está dictado por una interminable lista de tareas pendientes, y sientes que estás apagando incendios constantemente, o que, en lugar de ser proactivo, estás constantemente en modo reactivo, debes hacer cambios e implementar otras estrategias. Déjame sugerirte otra forma de trabajo.

Crea un tema: Cuando alguien te pregunta cómo te fue en el trabajo o que hiciste, es posible que desees responder: ¡Hoy fue genial! Firmé con tres nuevos clientes.

Independientemente de lo que quieras que sea tu respuesta, piensa en la respuesta cada mañana y crea tu día alrededor de ella. En la respuesta del ejemplo el tema era acerca de las ventas. Tu respuesta puede ser acerca de tu comunidad, contactos, o un tema intangible como diversión o tranquilidad.

Lo importante es que te concentres en cómo se siente un buen día y establezcas una meta alrededor de esa intención y la cultives a lo largo de tu día. 

Máximo tres: Un error frecuente es pensar que debemos cumplir muchas metas, confundimos la multitarea con la productividad. Si deseas ver un progreso real de forma consistente, y si deseas sentir que cada día fue positivo, no pongas más de tres tareas principales en tu lista de tareas diarias.

Estas tareas pueden ser, escribir un boletín a tu lista de abonados, crear una campaña en Facebook o finalizar un producto. Si has configurado una intención semanal, entonces deberías estar organizado y poder decidir tus tres tareas principales de forma fácil.

Concéntrate en lograr tres tareas significativas pero manejables cada día, y luego llama a tu día exitoso cuando hayas completado esas tres tareas.

El compromiso 90: Progresar en tu negocio es importante, pero otro aspecto importante en tu día es enfocarte en ti mismo. El compromiso 90 es simple, divídelo en 3 segmentos y dedícalo a:

  • Actualizarte: Leer, aprender, hacer un curso, etc.
  • Hacer ejercicios: Es bueno para tu salud y tu mente.
  • Algo que te gusta: Ya sea tomar un café con un amigo, mirar una serie, tomar fotografías, etc.

Un compromiso de 90 minutos con uno mismo puede parecer imposible al inicio, pero si vas cumpliendo con esta guía, deberías poder dedicarte ese tiempo porque es importante.

Consejos adicionales:

Esta guía está «orientada en tareas», lo que puede ser difícil al principio para un empresario creativo que le gusta trabajar en un ambiente improvisado. Pero te aseguro de que el resultado de dar a estructura a tus metas y trabajar de forma más organizada es que tendrás más tiempo para ser creativo, más tiempo para trabajar en tu negocio y más tiempo para hacer las cosas que son importantes para ti como persona.

Comparto contigo algunos consejos que te pueden ayudar si te encuentras estancado.

Toma acción: La ventaja de una lista de tareas diarias con un máximo de tres elementos es que te ayuda a no sentirte agobiado. Si sientes que estás estancado, revisa tu lista de tareas pendientes y toma el compromiso de tomar medidas, incluso en las más sencillas. Muchas veces la parte más difícil es iniciar.

Pérdida de tiempo: Identificar donde estás perdiendo tiempo en tu negocio es acerca de averiguar dónde eres más valioso y administrar tu tiempo para poder dedicar el máximo de ti mismo a esas tareas. Por ejemplo, si tienes una tienda en línea con órdenes atrasadas, entonces lo más probable es que tengas que delegar tu trabajo en redes sociales para centrar tu tiempo en la creación de producto que es tu especialidad.

Tienes que saber cuándo delegar

Deja espacio en tu plan: Cuando estés organizando las tareas en tu planificación, ve con calma, es fácil llenar la hoja completa con cosas por hacer. Deja espacio que te permita ser flexible. Recuerda, tener metas grandes no quiere decir llenarse de tareas. Es importarse centrarse en las tareas que tendrán mayor impacto para tu negocio y enfocarse en esos proyectos primero. 

Sé flexible: Si no dejas espacio en tu plan, entonces te será difícil ser flexible cuando lo necesites y eso hará que sea más difícil permanecer positivo y enfocado en tus objetivos.

Ser flexible y estar dispuesto a hacer ajustes en un plan cuando sea necesario te permitirá tomar decisiones inteligentes que necesitas hacer para alcanzar tus metas.


NOTA: Esta publicación es parte de una serie de 7 artículos.

  1. El arte de vender cuando eres emprendedor
  2. El uso de las preguntas para guiar una venta.
  3. ¿Cómo cerrar una venta?
  4. Aumenta tu confianza para aumentar tus ventas.
  5. Preparar el proceso de ventas.
  6. Crear contenido para optimizar la relación con el cliente.
  7. Lograr tus metas a través de la organización.
¿Cómo ser productivos cuando trabajamos desde casa?

¿Cómo ser productivos cuando trabajamos desde casa?

Es un momento bastante particular porque a mucha gente se le está pidiendo que trabaje desde casa. Si bien al inicio puede sonar muy interesante la idea, si no sabemos organizarnos podemos perder mucha productividad.

Hace más de 10 años que trabajo desde casa así que preparé algunos consejos sobre todo para aquellos que son nuevos en este tipo de trabajo para que logres ser productivo tanto con el trabajo como con la familia.

  1. Elige tu espacio de trabajo.
  2. Habla con los miembros de tu hogar,
  3. Crea tu rutina matinal.
  4. Establece tu horario.
  5. Apaga todas las distracciones.
  6. Programa descansos.
  7. Comunica con tus colegas.
  8. Respeta tus momentos.
  9. Mantén un ritmo saludable.
  10. Encuentra formas de ser útil.