Una mezcla de arrogancia y humildad

Que tal mezcla esta? ARROGANCIA Y HUMILDAD. Un mix totalmente contrario, verdad ?. Una mezcla de arrogancia y humildad, son extremos, así como odiar o amar, no debería poder combinarse a la vez, la arrogancia, egocentrismo, altanería, soberbia y malcriadez son aspectos socialmente tan reprochables, sin embargo sí existen personas que combinan estos aspectos en su vida, ni que se diga de algunos famoso, quienes creen que por ser estrellas y sentirse en los cielos o más bien en el espacio practican esta combinación en algunas etapas de su vida y quien creyera que todavía les resulta y les significa aumentar su fama. Díganme sino se ha vuelto común el buscar polémica a base de este pensar: “no importa si la acción es mala o buena, importa que hablen; hacer noticia”.

Quizás, en este mismo pensar cayo nuestro presidente, quien desato tanta polémica por la entrevista con el presentador CALA para la CNN, y aunque a muchos no nos gustó su comportamiento por el mal trato que le dio al periodista y la mala imagen que eso muestra al mundo, llamo la atención y fue noticia alrededor del mundo.

Se me viene a la mente como ejemplo de la combinación perfecta de estos extremos el reconocido futbolista Cristiano Ronaldo, quien mostraba sentimientos de superioridad, convencido de estar por encima de los demás con un orgullo excesivo sobre su persona y exigiendo un reconocimiento desmedido, creyéndose con derecho a tener privilegios, pero de golpe, da un giro para mostrarse más dado y con actitudes humildes como la de no permitir que le hagan fuerza a un fans que ingreso a la cancha y a quien inclusive abrazó y tomo su tiempo de escucharlo.

Sera estrategia??? Tal vez sí, en este mundo al revés todo puede ser. Lo que sí sabemos y debemos tener claro es que en la medida en que somos humildes, adquirimos grandeza en el corazón y contagiamos esa grandeza a los demás y nuestro propio corazón engrandece. La Humildad, caridad y modestia, no pueden estar separadas la una de la otra. A una persona humilde le preocupa más qué es lo correcto que tener la razón, reconoce las aportaciones de otros, no cae en arrogancia, juegos de poder ganar/perder o exceso de orgullo “malo”. La humildad es el contacto con la realidad, no nos creamos necesarios, insuficientes e indispensables.

Cuando somos grandes en humildad, estamos más cerca de lo grande. Permítase el lujo de ser humilde y de esa forma hacerse ver más grande y especial de lo que era visto antes ante los ojos de los demás.

No puede haber beneficio para el mundo sin la humildad. Esta mezcla de arrogancia y humildad, tan contraria y utilizada por las personalidades sólo es marketing y publicidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: